Servicios de telemarketing y atención al cliente: call center, inbound, outbound y software.

Gran Canaria +34 928 498 990Tenerife +34 922 842 720

“Una empresa que no se preocupa de su gente está condenada a morir”

“Lo que me encanta de mi trabajo es interactuar con personas”
28 noviembre, 2016
CARRERA DE LAS EMPRESAS 2017
El ‘espíritu Contactel’ se apodera del asfalto
28 abril, 2017
Mostrar todo

“Una empresa que no se preocupa de su gente está condenada a morir”

Allá por el año 1985, en pleno reinado de la Commodore 64 y cuando ni siquiera se intuía la World Wide Web, Juan Ramírez Said ya empezaba a dar sus primeros pasos en el ámbito de las tecnologías de la información y las comunicaciones en empresas locales. Hoy por hoy, es el director general de CONTACTEL, un referente empresarial en el sector de las tecnologías. A continuación, reproducimos la entrevista al completo publicada en el suplemento especial Motores Económicos de Canarias de La Provincia y La Opinión de Tenerife.

1. Echamos la vista atrás y la primera pregunta es obligada: ¿cómo empezó todo?

Me reconozco como un espíritu libre y dirigir una empresa te aporta ese plus de libertad que a muchos nos gusta tener. Después de un periplo profesional siempre vinculado a las tecnologías de la información y las comunicaciones por diferentes empresas, en el año 1999 se planteó la posibilidad de que ese sueño se convirtiera en realidad. En julio de ese año logramos que se constituyera CONTACTEL junto a un grupo de socios tanto de Gran Canaria como de Tenerife y buscando siempre una empresa regional que de partida no tuviese que vencer la barrera de la insularidad.

2. ¿Cuál ha sido la lección más valiosa que ha aprendido a lo largo de estos 17 años de trayectoria profesional?

Todo es importante dentro del conjunto. Es más, el conjunto es lo realmente importante. Aún así, digamos que para alguien como yo que odia la espera, que vive de la inmediatez y de la toma de decisiones rápidas, la lección con mayor impacto ha sido la de tener que aprender que las cosas llevan un tiempo.

3. Eso a nivel profesional, pero ¿cuál ha sido el aprendizaje más importante que le ha regalado la vida?

Pues básicamente que la vida tiene principio y tiene fin. Y que al final, lo realmente importante es que la huella que dejemos donde la tengamos que dejar sea positiva. En definitiva, que tu paso por esta vida deje un buen recuerdo.

4. Sigamos repasando su trayectoria profesional y empresarial. ¿Cómo han ido evolucionando sus metas, sus ambiciones, sus prioridades…?

En lo básico sigue siendo exactamente lo mismo. Quería crear una empresa capaz de dar servicios de calidad en el entorno de las tecnologías y para ello el objetivo siempre ha sido el mismo: contratar a los mejores, a los que más tienen que aportar y a los que de verdad se identifican con el proyecto. Y aquí recalco uno de nuestros mantras: CONTACTEL es una empresa de personas.

Y es por esto que en los últimos años, con la llegada de la crisis, mi mayor preocupación ha sido la de mantener los empleos a toda costa. Una empresa que no se ocupa de su gente, que en nuestro caso es el activo más importante que tenemos, es una empresa condenada a morir.

Para nosotros retener a las personas que tanto han dedicado y aportado a la empresa y por las que la empresa tanto ha apostado, se ha convertido en el primer objetivo durante estos últimos 8 años. Y fíjate que hablo de retener a las personas, porque una cosa es “no despedir” sin más, y otra es no despedir y además, ser capaz de retener el talento, de retener a los mejores.

5. ¿Cuáles son sus valores fundamentales? Los que marcan su estrategia de vida y, por ende, los de CONTACTEL.

En primer lugar, la justicia. Creo que lo fundamental es ser justo en todo momento, empezando por ti mismo. Y, por otro lado, la honestidad. Necesito dormir tranquilo y para eso necesito ser honesto conmigo mismo y, por supuesto, con los demás.

Y luego creo que si hay algo que siempre me ha caracterizado es el cariño por las cosas bien hechas. Da igual a lo que te dediques, da igual tu profesión o tu cargo dentro de una empresa: la clave es hacer las cosas con cariño.

A mí gustaría pensar que todas las personas que trabajan con nosotros son conscientes de que esos valores forman parte de la esencia de esta empresa.

6. Háblenos de sus referentes. Díganos el nombre de, al menos, un empresario que le haya servido de inspiración a lo largo de su carrera profesional.

Aquí no tengo ninguna duda. Uno de mis principales referentes a nivel personal y profesional es el empresario canario Germán Suárez. Es una persona con la que me identifico en muchísimos de sus valores. Un hombre de consenso, que intenta ser justo, un hombre de acuerdos, un hombre que se preocupa de su gente.

7. Ahondemos un poco en la situación política y económica actual de nuestro país. Mirando a 2017: ¿qué cree que nos depara el año que está a punto de comenzar?

Lo único que tengo claro en este sentido es que 2017 debería ser el año en que por fin logremos disminuir las profundas desigualdades sociales que nos ha dejado la fatídica crisis. Creo que ha llegado el momento de que todos trabajemos siendo conscientes del papel que cada uno tiene que jugar para conseguir que esa mejoría económica que aparece en los grandes números de la macroeconomía logre trasladarse a todos aquellos que se han quedado sin trabajo y sin esperanza.

8. Una de sus pasiones es navegar, ¿qué similitudes encuentra entre ponerse al timón de un barco y dirigir una empresa?

Fundamentalmente el estar constantemente tomando decisiones ante las circunstancias que te van surgiendo en el camino. Cuando sales a navegar, sobre todo en travesías más o menos largas, tienes que estar preparado para afrontar cualquier situación que se te pueda presentar. Te pueden cambiar las condiciones climatológicas, te puedes encontrar con una tormenta, puedes tener una avería… te pueden pasar mil cosas… y todo eso en medio de la inmensidad del mar. Al frente de una empresa ocurre exactamente lo mismo. Y en ambos casos, lo que ocurra dependerá de la decisión que tomes en cada momento.

9. Miremos ahora hacia el futuro: ¿Dónde cree que le encontraremos dentro de 10 años?

En algún lugar luchando contra el aburrimiento.